Durante el año 2016, un gran evento dominó las noticias en y sobre España. Durante 315 no hubo un gobierno oficial en el país. En parte, esta fractura es por Podemos, según The Economist,  “un partido populista y anarco-socialista que promueve la ocupación de edificios vacíos propiedad de los bancos para distribuirlos entre la gente pobre y ataca a “la casta” (la élite económica)”, y por su líder Pablo Iglesias.

Pablo_Iglesias_Podemos

 

Sin embargo, Podemos es un partido muy joven y mucha gente se pregunta cómo un partido tan joven podría romper el statu quo español. El partido Podemos nació en el año 2014 a partir la indignación social, del movimiento de protestas del 15M y las marchas de Juventud Sin Futuro. Este movimiento comenzó en 2011 como una movilización contra la corrupción, la recesión y la desigualdad. Entre seis y ocho millones de españoles participaron en aquellas protestas. Durante este tiempo había muchos desempleados: el 21% de los españoles estaban en el paro y entre los jóvenes la cifra de parados era del 43%, entre los porcentajes más altos de la Unión Europea.

 

Podemos dice que no es el partido de la indignación o del 15M, pero sí reconoce que nació de estos valores. Este partido habla mucho sobre la corrupción, la desigualdad y el paro. También, se considera que es principalmente un partido de jóvenes. Posiblemente lo más importante es que Podemos ha significado un cambio en la política española. Antes de Podemos el sistema estaba basado en dos partidos mayoritarios: PP y PSOE.

 

En las elecciones de diciembre de 2015 y de junio de 2016 Podemos obtuvo en torno al 20% de los votos. Pero el 20% no es un porcentaje suficiente para obtener una mayoría en el parlamento. Podemos irrumpió contra el establishment en España y contra los partidos mayoritarios. Por eso, Podemos no ha trabajado con el PSOE o el PP ni ha obtenido una mayoría absoluta como para controlar el parlamento. Pero sin partidos pequeños como Podemos, los partidos más grandes tampoco pudieron formar un gobierno durante un año. También han ocurrido conflictos dentro del propio partido, como la pugna entre los fundadores Pablos Iglesisa y Íñigo Errejón sobre la dirección del Partido. Iglesias ha dicho: “uno nuestros problemas es que nos miramos demasiado el ombligo, tenemos que madurar” (El Mundo).

Populism

Y es verdad, el partido es muy joven y necesita madurar. Otros partidos intentan socavar a Podemos y es más fácil para ellos si Podemos se debilita por sus pugnas internas. Por ejemplo otros partidos y los medios de comunicación utilizan la palabra “populismo” para referirse a Podemos, con la idea de que populismo equivale a mentira o engaño. Esta palabra se usa de forma peyorativa y muestra la percepción general sobre el populismo en España. Si la palabra connota algo malo, entonces no es aceptada por la gente. La idea de “populismo” no es muy popular y Podemos necesita combatir este estigma.

Para responder a la pregunta: “¿realmente puede Podemos?” necesitamos evaluar los metas y objetivos del partido incluso del populismo. Sin dudas Podemos tuvo éxito al irrumpir en el sistema político español, y esto se hizo evidente con las dificultades para formar gobierno en 2016. Sin embargo, es más difícil medir si ha cumplido su meta de combatir las desigualdades.

Durante la  corta vida del partido ha habido muchos conflictos entre los jefes de Podemos. Y también ha habido dificultades con el método político.

Primero, es importante comprender el método y el significado del término “populismo” porque es crítico para comprender lo que es Podemos. El populismo ha sido definido como “una alternativa a la vía normal del tránsito desde una sociedad tradicional a una moderna, como una forma de acceso a la participación política por parte de los excluidos o como una anomalía vis-à-vis la lucha de clases y las instituciones liberales” (Arditi).  El intelectual Peter Worsley defina el populismo como un movimiento que tiene dos caras: “la supremacía de la voluntad popular y la relación directa entre el pueblo y el gobierno” (Arditi 106).  Es decir, hay una continuidad que representa la relación entre el gobierno y la gente que se expande desde la autocracia hasta la anarquía. Todo ello representa un tránsito de la izquierda y la derecha, más importante, supone una dicotomía entre elitismo y populismo (Arditi 106). El elitismo es el pensamiento según el cual la sociedad y el gobierno debe ser guiado por una élite porque la gente común es egoísta y corrupta.

En el caso de España y el Partido Podemos, el populismo es una respuesta a los errores y las limitaciones de la democracia elitista. Es decir, el montón de corrupción que había ocurrido en el gobierno español, unido al “declive sostenido de los partidos de masas y de la capacidad de organizaciones elitistas para movilizar al público” (Arditi 107). Esto abrió “un espacio para la política renovadora impulsada por los movimientos sociales y los llamados partidos del cambio” (Arditi 107). Hay una percepción de un déficit democrático, que las populistas magnifican invocando las emociones colectivas del pueblo, hablando en nombre del pueblo de una manera carismática contra lo establecido (Arditi 108).

Errejon_Iglesias

Un artículo del The Economist, “What is populism?”, ofrece dos modelos sobre el populismo: populismo exclusivo y populismo inclusivo. Según The Economist, el populismo excluyente se centra en la exclusión de grupos estigmatizados, como los refugiados o la población de origen roma, y es más común en Europa. El populismo incluyente exige que la política se abra a los grupos estigmatizados, tal como los pobres y las minorías, y es más común en Latinoamérica.  Dentro del concepto del populismo, y aunque la mayoría de los analistas deploran a quienes identifican como tales, su ventaja está en obligar a las élites a discutir cuestiones a las que no prestan atención (The Economist).

Según esta definición Podemos ciertamente es un partido populista. El populismo inclusivo es el modelo que muestra las metas concretas de Podemos. El Partido Podemos usa el modelo o la mentalidad de “nosotros contra ellos” porque apela a los jóvenes, los desempleados y otra gente que cree que el sistema político no funciona para ellos. En esta mentalidad, el “ellos” representa el establecimiento político en España y Podemos usa la etiqueta “nosotros” para presentarse  a sí mismos como una fuerza anti-establishment.

Además, Podemos dice defender los valores de la justicia social, el derecho a decidir y el derecho de autodeterminación. Este partido afirma centrarse en las búsqueda de oportunidades para conseguir el desarrollo económico y social de los desempleados, los jóvenes y la gente afectada por la crisis económica. También Podemos y su partidarios son feministas. Sus valores de igualdad y socialismo incluyen algo más que la clase social. Por eso, el partido se enfoca en los derechos humanos y la igualdad de género,  trabajando en contra de la violencia machista.  En conjunto, un gran parte de la imagen de Podemos es que da una voz al pueblo y la clase media.

 

Sobre si encaja en la definición concreta de populismo, obviamente Podemos es un partido de populista. Pablo Iglesias, el jefe y fundador de Podemos dijo en una entrevista, “efectivamente tenemos que ser la política de orden frente al desorden y el caos de la austeridad” (El Mundo). Obviamente, Podemos usa el método de “nosotros” y “ellos” para apelar a la gente desilusionada.

 

De acuerdo a los modelos del populismo, el populismo español es incluyente. Hay que ver el otro modelo de populismo excluyente en los EE UU, Francia y otros países europeos. En todos los casos hay un sentimiento en contra del establishment. Es decir, hay una apelación al pueblo, (“nosotros”) contra el establecimiento corrupto, (“ellos”). Aunque tienen el mismo método, la distinción entre los distintos populismo  está en los valores. Podemos, es un partido político que se enorgullece en de la justicia social e igualdad. En otro lado, los EEUU y Francia comparten la misma idea de “nostalgia nacionalista” (The Economist). Particularmente, eso representa las diferencias entre las ideologías de la izquierda y la derecha.

 

Para concluir necesitamos volver a la pregunta: ¿realmente puede Podemos? porque esta pregunta tiene un gran papel en el futuro de la política en España. Entre los seguidores de Podemos se incluyen los jóvenes, la gente que apoya la inmigración, la población con más formación y ciudadanos insatisfechos de clase media. Ciertamente, Podemos ha mostrado que es posible. Otros partidos nuevos o pequeños en España no han tenido el mismo éxito que Podemos. Al otro lado, “populismo” tiene todavía una connotación negativa en el medio español. Podemos necesita cambiar las estigmas del populismo español y europeo en general. Por otro lado, Podemos no tuvo el mismo éxito en las elecciones del 26-J como en las del 20-D. El movimiento perdió fuerza. Si quiere el poder entonces necesita construir más y recibir más apoyo. Posiblemente construir conexiones y coaliciones con otros partidos por obtener más poder. Sin embargo no es fácil saber que ocurrirá. Si Podemos puede madurar y movilizar más al electorado, entonces sí puede.

 

 

 

Referencias y bibliografía consultada.

 

  • Arditi, Benjamín. “El populismo como espectro de la democracia: una respuesta a        Canovan.” Revista mexicana de ciencias políticas y sociales 47.191 (2004): 2.

< http://www.redalyc.org/pdf/421/42119105.pdf>

            economist-explains-18>.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s